Menu Close

¿Cómo conseguir la máxima indemnización por accidente de tráfico?

Si has llegado hasta aquí es probable que hayas sido víctima de un accidente y quieras entender cómo conseguir la máxima indemnización por accidente de tráfico en Barcelona o alrededores acorde a tus derechos. 

El refranero popular rara vez se equivoca, y menos aún cuando hablamos de reclamar una indemnización por accidente de tráfico en Barcelona. En estos casos, hay un dicho que tenemos que tener siempre presente: El diablo se esconde en los detalles.

Son estos detalles los que van a marcar la diferencia entre percibir la máxima indemnización a la que tengamos derecho, o que nos terminamos quedando con una fracción de esta. Desde Lexgrup te explicamos un caso concreto:

En esta sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de Barcelona encontramos los siguientes números:

·        Indemnización ofrecida por la parte contraria: 3.332,55 €

·        Indemnización que terminó pagando la parte contraria: 16.826,53 €

 ¿Cómo es esto posible?

Si queremos conseguir la máxima indemnización por un accidente de tráfico, hay pequeños detalles que se deben tener en cuenta y solo abogado especialista accidentes de tráfico nos sabrá guiar de la mejor manera posible.  Así pues,  ¿por dónde empezamos?

En este artículo te detallamos cinco puntos que van a ayudar en gran medida conseguir la maxima indemnización: 

 1. Evalúa tus lesiones en un centro médico inmediatamente

Antes de pensar en la posible indemnización por lesiones, tenemos que hacer algo fundamental: ir a urgencias. Es una cuestión de salud, aunque no sólo. Nuestra recomendación es que lo hagas en una ambulancia siempre que puedas para evitar que tu situación pueda ir a peor en el camino, pero lo realmente importante es que vayas lo antes posible. 

 Por otro lado, nunca debemos pensar que “ya se pasará” o que “sólo son unos moretones”. A simple vista pueden parecer lesiones leves, pero lo cierto es que no sabemos hasta qué punto nuestro interior está afectado.

No olvides de avisar a la policía para que hagan un parte del accidente. Sus pesquisas y reconstrucciones del accidente van a ayudar al juez valorar el caso de la manera más objetiva posible.

 En resumen: ve siempre a urgencias inmediatamente.

 ¿Por qué inmediatamente? Porque esto repercutirá significativamente en la indemnización que podamos recibir por las lesiones. Si tardamos un par de días en ir al médico, el juez que lleve nuestro caso podría llegar a valorar que esas lesiones son debidas a causas no relacionadas con el accidente.

 Si volvemos a la sentencia que poníamos antes de ejemplo, veremos que la parte demandante fue al hospital en las primeras 24 horas:

Ocurrido el accidente el día 22 de junio de 2016, la perjudicada acude al servicio de urgencias de la “Clínica ————” transcurridas 18 horas de aquél.

Sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de Barcelona

    Si lo que quieres es pedir tu primera consulta gratuita, pide cita.

    2. Sigue un tratamiento por profesionales especializados

    Esto es algo que mucha gente no sabe, pero como víctima de un accidente de tráfico, tienes derecho a recibir el tratamiento médico necesario en el centro médico que tú elijas.

     Nuestra recomendación siempre es la misma: elige médicos especializados. Desde Lexgrup vamos a recomendarte las mejores opciones para asegurar tu pronta recuperación.  

    ¿Por qué?

     Así como un abogado especialista en accidentes de tráfico hará que consigas una mayor indemnización que otro abogado que no es especialista, un médico especializado en accidentes de tráfico conseguirá que te recuperes de tus lesiones de la mejor manera posible, pero no únicamente esto.

     Es muy difícil que un especialista evalúe de forma imprecisa  la gravedad de nuestras lesiones, sin embargo, si vamos a un médico genérico podemos recibir un diagnóstico impreciso.

     Esto es muy importante porque el informe que escribe el médico es el que se va a utilizar en el juicio. Si queremos recibir la indemnización que nos corresponde, tenemos que tener el informe médico más preciso.

     Volviendo a la sentencia de ejemplo, observamos que la parte demandante es reconocida por un médico especializado. También podemos ver que la sentencia se basa en ese informe que el doctor elaboró:

    La postura defendida por la parte actora se sustenta en las conclusiones alcanzadas por el perito Dr. ——— […] médico especialista en traumatología y valoración del daño corporal.

    Sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de Barcelona

     3. No faltes a los controles de traumatología posteriores al accidente y guarda todos los informes:

    Asistir a los controles es algo fundamental para tu recuperación. Generalmente se suelen hacer cada dos semanas, pero eso es algo que va cambiando según el caso de cada persona. Después de cada visita, nos darán un informe muy importante porque le permitirá al juez evaluar de una forma más precisa nuestro caso.

     En estos controles tenemos que comentarle al médico cualquier dolor que tengamos o si hemos perdido movilidad en alguna zona. Tenemos que asegurarnos de que no nos dejamos nada en el tintero porque podría ser importante. Por ejemplo, es habitual el uso de la palabra policontusiones. No obstante, si no se detallan específicamente, puede ser de difícil interpretación si las lesiones analizadas son debidas a estas contusiones. 

    Estar bien acompañados durante todo el proceso nos ayudará a asegurar que nos recuperamos correctamente y que no se nos olvidan detalles importantes. También nos dará esa paz mental que necesitamos.

    Recuerda: es muy importante que guardes todos los informes médicos que te vayan dando.

    En fecha 4 de octubre de 2016 vuelve a ser visitada en la “Clínica ——–”, donde se refiere persistencia de cervicalgia y lumbalgia de tipo “residuales”. Con posterioridad […] se prescriben a la lesionada otras 10 sesiones de rehabilitación.

    Sentencia Nº 77/2020 del Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de Barcelona

    4. La importancia del tratamiento y su cronología

    En este punto del procedimiento seguiremos las indicaciones de nuestro médico. No deberemos faltar a ninguna cita con él y siempre nos aseguraremos de que nos da el parte de evolución al terminar la sesión.

    Si queremos que la parte contraria nos pague la máxima indemnización por accidente de tráfico a la que tengamos derecho, es muy importante que le pongamos las cosas fáciles al juez. En otras palabras, centrarnos en hechos y evitar interpretaciones.  

    ¿Cómo hacemos eso?

     Con los informes del médico. De ahí su importancia, pues permitirán al magistrado evaluar nuestro caso de forma objetiva y rápida porque tendrá toda la información encima de la mesa.

     En la sentencia que estamos poniendo de ejemplo, esto marca la diferencia entre la indemnización que quería pagar la parte contraria (3.332,55 €) y la que finalmente termina pagando (16.826,53 €). Al estar todo muy bien documentado, no hay lugar a dudas ni a interpretaciones subjetivas.

     De nuevo, vemos que este paso vuelve a estar presente en la sentencia que tenemos de ejemplo:

    19/06/2016; se lleva a cabo sesión de radiofrecuencia por el médico osteópata, Dr. —–.

     04/10/2016; la “Clínica ——” informa de cervicalgia, lumbalgia, inestabilidad, cefaleas y parestesias en extremidad superior izquierda.

    Sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de Barcelona

    5. Tener un abogado especializado en accidentes de tráfico

    A estas alturas ya estaremos de acuerdo en que elegir un buen médico especializado es lo mejor para recuperarse bien y pronto.

     Si queremos reclamar las lesiones por accidente de tráfico y recibir una indemnización, tenemos que elegir un abogado especializado en accidentes de tráfico porque conseguirá los mejores resultados posibles.

    Nuestro bufete se va a encargar de eso ya que nuestro equipo de abogados especializados en accidentes de tráfico en Barcelona cuenta más de veinte años de experiencia y cuatro oficinas en Cataluña. Pondremos a su disposición todos nuestros recursos para que reciba la máxima indemnización por accidente de tráfico en Barcelona.

    Contactanos para que atendamos tu primera visita de forma gratuita. 

      Si lo que quieres es pedir tu primera consulta gratuita, pide cita.

      Este artículo termina aquí. Abajo dejamos la sentencia a la que se ha hecho referencia. 


      SENTENCIA

      Juzgado de Primera Instancia Nº 11 de Barcelona

      Vistos por mí, Doña ——–, Jueza Sustituta del Juzgado de Primera Instancia nº 11 de los de Barcelona, los presentes autos de juicio ordinario, tramitados en este juzgado bajo el número 716 del año 2.017 seguidos entre las siguientes partes: de un lado como codemandantes ——– e  ——–,  ambos

      representados por la Procuradora de los Tribunales Sra. ——– y asistida por la Letrada Sra. ——–, y de otro, como parte demandada, ——– (en adelante ——–), representada por la Procuradora de los Tribunales Sra. ——– y asistidas por el Letrado Sr. ——–, sobre acción resarcitoria derivada de responsabilidad extracontractual por de accidente de tráfico, en reclamación de la suma de DIECISEIS MIL OCHOCIENTOS VEINTISEIS CON CINCUENTA

      Y SEIS CÉNTIMOS DE EURO (16.826,53 €) e intereses del art. 20 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro (LCS).

      ANTECEDENTES DE HECHO

      PRIMERO.- Por la representación procesal de la parte actora se presentó demanda de juicio ordinario contra la parte demandada en la que, tras alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, concluyó solicitando el dictado de una sentencia con arreglo a los pedimentos que son de ver en la misma y que se dan por reproducidos a los efectos oportunos.

      SEGUNDO.- Tras su admisión a trámite por decreto dictado en fecha 12/09/2017, se acordó el emplazamiento de la parte demandada, por veinte días, al objeto de que formulase escrito de contestación a la demanda, con apercibimiento de que si no lo hacía sería declarada en situación de rebeldía procesal.

      En tiempo y forma, por la representación procesal de la parte demandada se presentó escrito de contestación a la demanda, allanándose parcialmente respecto a la cantidad de 3.332,55 euros y formulando oposición respecto al resto de la cantidad reclamada de contrario, solicitando la condena en costas de la parte demandante en caso de oposición.

      En fecha 26/10/2017 fue dictado auto de allanamiento parcial respecto a la cantidad que fue consignada por la demandada, esto es, 3.330,55 euros.

      TERCERO.- Mediante diligencia de ordenación de fecha 13/12/2017 se convocó a las partes el día 30/10/2018 para la celebración del acto de audiencia previa a los fines legalmente previstos.

      Llegados el día y hora fijados, al acto comparecieron ambas partes debidamente asistidos por letrado. Comprobada la subsistencia del litigio, por la parte demandante se interesó la rectificación de error contenido en su escrito de demanda en el sentido de que por las lesiones sufridas por el Sr. ——– se reclaman 30 días de perjuicio moderado (no 50), debiéndose reducir la cantidad reclamada en tal concepto en 1.040 euros, de modo que la cantidad total reclamada en la demanda se reduce a 16.826,53 euros frente a los 17.866,53 a que alude el petitum de la demanda. Asimismo la parte demandada aclaró que el allanamiento parcial de su representada viene referido a la suma de 3.332,55 euros, aunque erróneamente su representada ha procedido a la consignación de 3.330,55 euros en la Cuenta de Depósitos y Consignaciones de este Juzgado. No impugnaron las partes la autenticidad de ninguno de los documentos obrantes en autos, sino sólo su valor probatorio. A continuación, se fijó como único hecho controvertido el importe de la indemnización a abonar a los codemandantes por las lesiones derivadas del accidente ocurrido en Barcelona el día 22 de junio de 2016 en la intersección de la calle París con la calle Balmes, en concreto discuten las partes la extensión y valoración de los días precisos para la estabilización lesional de los dos demandantes, las secuelas sufridas por ambos a raíz del accidente de autos, así como la procedencia del abono por la entidad aseguradora demandada de los intereses contemplados en el art. 20 de la LCS. Tras admitir la práctica de todos los medios de prueba propuestos por las partes, al estimarse todos ellos pertinentes y útiles a tenor del objeto de la presente litis, se señaló el día 5 de junio de 2019 para la celebración del acto de juicio.

      A petición de la representación procesal de la parte actora mediante diligencia de ordenación de fecha 5 de junio de 2019 se acordó la suspensión de la vista, por imposibilidad acreditada de la asistencia a la misma del perito Sr. ——–, señalándose el día 25/02/2020 como nueva fecha para su celebración.

      CUARTO.- El día y hora señalados para la celebración del acto de juicio, comparecieron ambas partes, siendo asistida la parte actora por el Letrado Sr. ——–, colegiado nº ——– del ——–., y la parte demandada por el Letrado Sr. ——–, también colegiado en el ——– con el número ——–. Abierto el acto, tras la práctica de las pruebas periciales en su día admitidas, las partes formularon oralmente sus conclusiones acerca del resultado de la actividad probatoria desplegada en autos, quedando a continuación los autos vistos para el dictado de la presente.

      QUINTO.- En la tramitación de estos autos se han observado y cumplido todas las garantías procesales, salvo el plazo para dictar sentencia por razón de la paralización de la actividad procesal no urgente por el R.D. 463/2020, de 14 de marzo, a causa de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

      FUNDAMENTOS DE DERECHO

      PRIMERO.- Acción ejercitada y objeto del debate.

      Se ejercita por la representación procesal de ——– ——– e ——– una acción directa de reclamación de cantidad, por concurrencia de responsabilidad civil extracontractual, al amparo del art. 1.902 y demás preceptos concordantes del Código Civil (CC) en relación con el art. art. 76 de la Ley 50/1980, del Contrato de Seguro (LCS), contra la entidad aseguradora ——–, en reclamación de los daños personales sufridos por aquéllos a resultas del accidente de circulación ocurrido en Barcelona el día 22 de junio de 2016.

      En síntesis, relata en su escrito de demanda que hallándose detenido, por circunstancias del tráfico, el vehículo ocupado por los codemandantes en el primer carril de la derecha de la calle París a la espera de poder efectuar un giro a la derecha hacia la calle Balmes, el siniestro se produjo cuando, en el momento en que el semáforo que les afectaba cambió a verde, fueron colisionados lateralmente por el autobús que se hallaba detenido justo a izquierda – en el segundo carril de la calle París-, al iniciar éste su maniobra de giro a la derecha. A consecuencia de dicha colisión el vehículo en el que viajaban fue colisionado lateralmente, quedando arrinconado contra el bordillo de la acera e impactando contra una farola y el poste de hierro de dicho semáforo, resultando el vehículo “siniestro total”.

      Los codemandantes cifran el importe de los daños personales sufridos en la cantidad total de 16.826,53 euros en base a dos dictámenes periciales suscritos por el Dr. ——– y que se acompañan a la demanda como documentos 3 y 5. Concretamente, la cantidad que reclama el Sr. ——– asciende a la suma de 12.128,75 euros, correspondiendo a 130 días de estabilización lesional (de los cuales 30 días se consideran de “perjuicio moderado” y los restantes 100 días como de “perjuicio básico”) y 10 puntos de secuelas (4 puntos por agravación/desestabilización de otros trastornos-enfermedad de Parkinson, 3 puntos por algias postraumáticas con síndromes asociados, 2 puntos por algias postraumáticas y 1 punto por parestesias acras en extremidades). Por lo que respecta a la indemnización a percibir por la Sra. ——– se cifra en la suma de 4.697,79 euros, correspondiendo a 90 días de estabilización lesional (de los cuales 30 se consideran de “perjuicio moderado” y los 60 restantes como de “perjuicio básico”), y a 2 puntos de secuelas por algias postraumáticas con síndrome asociado.

      Manifiestan que efectuada reclamación extrajudicial a la parte demandada, ésta no atendió sus peticiones -ofreciendo indemnizar en la suma de 1.010 euros a cada uno de los lesionados-, viéndose por ello compelidos a la interposición de la presente demanda en reclamación de la cantidad antes dicha, así como los intereses devengados a tenor de lo previsto en el art. 20 de la LCS.

      Frente a tal pretensión se alza la parte demandada que, tal y como consta expuesto en los antecedentes fácticos de la presente, si bien admite la responsabilidad de su asegurado en la causación del siniestro de autos, habiéndose allanado parcialmente al abono de la suma de 3.330,55 euros, opone pluspetición en cuanto al resto interesando, por ello, la íntegra desestimación de la demanda. En este sentido, sostiene que procede indemnizar al Sr. ——– en la suma resultante de los siguientes conceptos: 30 días precisos para su estabilización lesional, de los cuales sólo 5 de ellos deben reputarse como de “perjuicio moderado” y los restantes 25 días serían de “perjuicio básico”, así como 1 único punto por secuela consistente en algias residuales en raquis en grado bajo, ascendiendo el importe de la indemnización procedente a 1.664,27 euros. En relación a la Sra. ——–, se le reconocen los mismos conceptos indemnizatorios en igual proporción, cifrándose la cantidad a abonar a aquélla en la suma de 1.668,28 euros, atendiendo a la edad de la lesionada.

      SEGUNDO.- Hechos controvertidos.

      Tal y como se anticipó, frente a la reclamación que formula la parte demandante, opone la parte demandada, como único motivo de oposición, la concurrencia de pluspetición; no resulta controvertida ni la mecánica del accidente ni la obligación resarcitoria que incumbe a ——–, resultando únicamente discutido el importe de la indemnización a abonar a los perjudicados. En este sentido, la parte actora sostiene que el importe de la indemnización a abonar asciende a la suma de 16.826,53 euros, mientras que la representación procesal de la entidad aseguradora en su escrito de contestación a la demanda, defiende que la indemnización procedente debe cifrarse en la cantidad total de 3.332,55 euros. En cualquier caso, conviene precisar que la parte demandada únicamente consignó la suma de 3.330,55 euros, dictándose el correspondiente auto de allanamiento parcial teniendo en cuenta el importe consignado en fecha 26/10/2017, siendo dicha resolución firme a día de hoy. Por ello, el allanamiento parcial lo es por la suma de 3.330,55 euros.

      La postura  defendida  por  la  parte  actora  se  sustenta  en  las  conclusiones alcanzadas por el perito Dr. ——– (documentos 3 y 5 de la demanda), médico especialista en traumatología y valoración del daño corporal y que presta sus servicios en la Clínica del Pilar, mientras que la tesis defendida por ——– se ampara en las conclusiones del perito Dr. ——– Soler, Médico y Master en Valoración del Daño Corporal que se contienen en los informes periciales acompañados como documentos 1 y 2 de la contestación a la demanda, defendiendo la misma valoración para ambos lesionados. Ambos peritos basan sus conclusiones en las respectivas exploraciones médicas de los lesionados así como en los informes médicos facilitados.

      TERCERO.- Valoración de la prueba.

      En relación a los informes médicos que obran unidos a los autos como prueba documental, vaya por delante que no ha sido impugnada la autenticidad de ninguno de ellos, por lo que los mismos, al amparo del art. 319 en relación con el art. 326 de la LEC, hacen prueba plena del hecho, acto o estado de cosas que documentan, de la fecha en que se produce esa documentación y de la identidad de personas que intervienen en ellos. Asimismo respecto a la valoración de la prueba pericial debe indicarse que es criterio jurisprudencial consolidado que dicho medio probatorio es de libre apreciación por el Juez, con arreglo a las reglas de la sana crítica, sin que tenga aquél obligación de sujetarse a los dictámenes periciales, pues su fuerza probatoria reside, esencialmente, no en sus afirmaciones, ni en la condición, categoría o número de sus autores, sino en su mayor fundamentación y razón de ciencia (STS 21 de julio de 2016, entre otras), pudiendo acoger un dictamen pericial y rechazar otro, o bien incluso acoger sólo parte de las conclusiones alcanzadas por un perito por los motivos antes dichos.

      3.1.- Sobre la indemnización procedente en el caso de la Sra. ——– Ulldemolins.

      De los informes médicos aportados a los autos como documento nº 6 de la demanda resulta que, ocurrido el accidente el día 22 de junio de 2016, la perjudicada acude al servicio de urgencias de la “Clínica ——–” el día siguiente al del accidente (transcurridas 18 horas de aquél). Consta en el informe expedido por el indicado centro médico que la Sra. ——– fue en ese momento diagnosticada de “cervicalgia tras accidente de tráfico + lumbalgia”, consistiendo el tratamiento inicial en collarín cervical y la prescripción de analgésicos (Nolotil) y relajantes musculares (Alprazolam). Consta asimismo acreditado que, con posterioridad, la lesionada pasa a control médico ambulatorio, constando varias visitas médicas documentadas. La primera viene documentada en informe médico de fecha 27 de junio de 2016 -quinto día tras el accidente de autos-, siendo visitada en la Clínica ——–; en dicho documento se indica que la paciente fue portadora de collarín cervical por 5 días y que, tras la exploración realizada, se constata la persistencia de la misma clínica anteriormente presentada, esto es, cervicalgia, con movilidad reducida, y lumbalgia aconsejándose seguir con el tratamiento, la realización de diez sesiones de rehabilitación y reposo relativo. Con posterioridad, existe informe expedido por el centro rehabilitador ——–, de fecha 15 de julio de 2016 y suscrito por el Dr. ——– -cuya autenticidad no fue en su momento impugnada por ——— que, en lo que aquí interesa. constata esa persistencia de limitación de movilidad al referirse por el facultativo que lo suscribe que “la paciente presenta dolor paravertebral cervical y lumbar con limitación álgica funcional”. Consta documentada una ulterior visita médica llevada a cabo el día 19 de septiembre de 2016 por médico osteópata, el cual de nuevo indica en su informe que, tras la exploración practicada, se constata limitación moderada para la movilidad cervical activa (flexión, extensión y rotación bilateral) así como la latero flexión pasiva bilateral de grado moderado y, tras el tratamiento aplicado, se indica la existencia de mejoría parcial de la movilidad cervical activa y pasiva. En fecha 4 de octubre de 2016 vuelve a ser visitada en la “Clínica ——–”, donde se refiere persistencia de cervicalgia y lumbalgia de tipo “residuales”. Con posterioridad, en informe médico fechado el día 29 de noviembre de 2016 se prescriben a la lesionada otras 10 sesiones de rehabilitación; llevándose a cabo finalmente un total de 21 sesiones según informe de fecha 13/02/2017, que fueron realizadas entre los días 24 de octubre de 2016 y 5 de enero de 2017. Finalmente indicar que, según informe de la “Clínica ——–” de fecha 7 de febrero de 2017, ante el mal control álgico de la paciente, por el facultativo que le asiste se solicita autorización para tratamiento analgésico consistente en “rizolisis lumbar con terminal de radiofrecuencia” del ramo posterior de la L4L5 y L5S1, por “síndrome facetario postraumático”, programándose la misma para el día 08/02/2017.

      Partiendo de lo expuesto, debemos referirnos en primer lugar al periodo de estabilización lesional de la Sra. ——–, que pretende indemnizar la pérdida temporal de calidad de vida o perjuicio moral particular que sufre la víctima por el impedimento o la limitación que las lesiones sufridas o su tratamiento producen en su autonomía o desarrollo personal.

      Discrepan las partes tanto en la extensión que debe darse al mismo, como en cuanto al número de días que deben reputarse como de perjuicio moderado.

      Pues bien, teniendo en cuenta que el Dr. ——– visitó a la paciente en enero de 2017 y el Dr. ——– en el mes de noviembre de 2016, a la luz de los informes médicos obrantes en autos se considera más razonable reconocer un periodo de estabilización lesional de 90 días, tal y como sostiene el Dr. ——–, frente a los 30 días que contempla el Dr. ——–, siendo procedente a juicio de quien resuelve valorar los 30 primeros días cómo de perjuicio personal moderado.

      Vaya por delante de que la paciente, de 72 años de edad, no estaba sujeta a la obtención de baja laboral. Asimismo, si partimos de la base de que a los cinco días del accidente (27/06/2016) la paciente presenta cervicalgia, con movilidad reducida, y lumbalgia -lo cual debe necesariamente ser interpretado como un impedimento para llevar a cabo “una parte relevante de sus actividades específicas de desarrollo personal” en los términos exigidos por el art. 54 de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre de reforma de del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación–, constando documentado además que a fecha 15/07/2016 dicha limitación álgica funcional persiste, y que en fecha 19/09/2016 la limitación experimentada por la paciente se califica por el médico osteópata que la exploró de “moderada” para, tras el tratamiento seguido, pasar a valorarse como “residual”, según informe médico datado el día 04/10/2016, debe necesariamente concluirse que resultan lógicas las conclusiones expuestas por Dr. ——–, por razones de prudencia valorativa y con arreglo a un criterio pericial proteccionista de la perjudicada, teniendo en cuenta que dicho perito calificó las lesiones sufridas como de grado II ó III.. Por el contrario, no cabe entender estabilizadas las lesiones a los 30 días del accidente, como sostiene el Dr. ——–, resultando dicha conclusión contradictoria con el contenido de los informes médicos que obran en autos y a que antes se ha aludido, que evidencian la persistencia de la clínica limitadora más allá de esos primeros cinco días y la eficacia del tratamiento médico prescrito a la paciente.

      Y es que como, observó el Dr. ——– en el acto de juicio, la edad avanzada de la paciente ciertamente supone que no estaba en sus mejores condiciones físicas en el momento de sufrir el accidente de autos, pero ello en absoluto la inmuniza frente a las posibles lesiones sufridas a consecuencia del mismo; circunstancia que es tenida en cuenta por el baremo indemnizatorio en la medida en que la edad de la víctima supone una reducción de su traducción compensatoria.

      En cuanto a las secuelas a reconocer a la Sra. ——–, según la parte actora procede reconocerle dos puntos de secuela por “algia postraumática con síndrome asociado”, mientras que según la demandada debe reconocérsele un único punto por algias residuales en grado bajo.

      Ante todo, tal y como apuntó el Dr. ——–, es obvio que la valoración secuelar no puede en modo alguno ser la misma en el mes de julio de 2016 – momento en que el Dr. ——– considera estabilizadas las lesiones sufridas por la Sra. ——– a consecuencia del accidente de autos-, que en el mes de octubre

      -cuando el Dr. ——– llevó a cabo la exploración de la paciente-, pues de la documentación médica antes analizada resulta acreditada, como ya se anticipó, una mejora en la clínica presentada por la paciente que, en el caso de autos, evolucionó favorablemente a consecuencia del tratamiento médico seguido.

      Asimismo debe indicarse que dicha secuela -de carácter subjetivo- presenta en el baremo una horquilla valorativa que oscila entre 1 y 5 puntos y, como aclaró el Dr. ——–, su apreciación no exige la concurrencia de un defecto anatómico ni, por tanto, prueba complementaria alguna (electromiografía, resonancia magnética, etc.) que justifique ese dolor; lo que, en su caso, determinaría la apreciación de otro tipo de secuela más grave.

      Partiendo de lo expuesto, en materia de secuelas quien resuelve comparte también la conclusión defendida por el Dr. ——– que de nuevo se inclina por un criterio de prudencia valorativa, argumentando que hay que estar muy seguro de que la sintomatología que presenta la paciente es el mínimo que puede presentar y, por ello, le reconoce dos puntos, pues considera que hay suficiente clínica como para considerar que no lo es. Baste señalar al respecto que en el mes de febrero de 2017 le es prescrito un tratamiento quirúrgico de tipo analgésico consistente en rizólisis por síndrome facetario de carácter “postraumático”.

      Por lo expuesto, tomando en consideración las cuantías contenidas en el anexo de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, aplicables a partir del 1 de julio de 2016, atendiendo al momento en que se produce la establidad lesional de la Sra. ——– Ulldemolins) resulta un quantum indemnizatorio por importe de CUATRO MIL SEISCIENTOS NOVENTA Y SIETE EUROS CON SETENTA Y OCHO CÉNTIMOS DE EURO (4.697,78 €),

      según los conceptos que a continuación se desglosan:

      1º) por los 30 días de perjuicio moderado, a razón de 52 euros, resulta un total de MIL QUINIENTOS SESENTA EUROS (1.560 €).

      2º) por los 60 días de perjuicio básico, a razón de 30 euros, MIL OCHOCIENTOS EUROS (1.800 €).

      3º) en cuanto a los dos puntos de secuela por algias postraumáticas con síndrome asociado que deben reconocérsele MIL TRESCIENTOS TREINTA Y SIETE EUROS (1.337,78 €) atendida la edad de la lesionada (72 años).

      3.2.- Sobre la indemnización procedente en el caso del Sr. ——–.

      En el caso del Sr. ——–, de los informes médicos aportados a los autos como documento nº 4 de la demanda resulta que, como la Sra. ——–, ocurrido el accidente el día 22 de junio de 2016, acude al servicio de urgencias de la “Clínica ——–” el día siguiente al del accidente (transcurridas 18 horas). Consta en dicho informe que el Sr. ——– fue diagnosticado de “cervicalgia + mareo tras accidente de tráfico”, consistiendo el tratamiento inicial en collarín cervical y la prescripción antinflamatorios no esteroideos (Enantyum), relajantes musculares (Alprazolam) y Serc (antivertiginoso), con indicación de reposo relativo. Con posterioridad, indica el Dr. ——– en su informe pericial (doc. 3 de la demanda), que el paciente pasa a control médico ambulatorio, constando varias visitas médicas documentadas que relaciona en los siguientes términos:

      a) 27/06/2016; es visitado en la “Clínica ——–”, prescribiéndosele diez sesiones de rehabilitación, indicándose la

      existencia de cervicalgia, contractura, parestesias y lumbalgia.

      b) 19/06/2016; se lleva a cabo sesión de radiofrecuencia por el médico osteópata, Dr. ——–.

      c) 04/10/2016; la “Clínica ——–” informa de cervicalgia, lumbalgia, inestabilidad, cefaleas y parestesias en extremidad superior izquierda.

      d) 06/10/2016; el Dr. Fuster indica cefaleas, mareos, cervicalgia y lumbalgia.

      e) 14/11/2016; Dr. ——– indica la constatación de contractura bilateral en trapecios, molestias cervicales y disestesias en mano izquierda.

      f) 29/11/2016; la “Clínica ——–” indica 10 sesiones de rehabilitación por cervicalgia y lumbalgia.

      g) 02/01/2017; finaliza las 10 sesiones de rehabilitación en ——–.

      h) 07/02/2017; Sindrome facetario lumbar postraumático.

      i) 08/02/2017; Se le practica rizolisis lumbar L3-L4, L4L5 y L5S1 en la “Clínica ——–”.

      j) 09/05/2017; informe neurológico que constata la existencia de Síndrome piramidal leve y asimétrico, ausente en 2015, que clínicamente empeora o desencadena tras el accidente de tráfico de autos.

      Ante todo debe indicarse que los informes médicos que se relacionan en los apartados a), b) y c) no obran unidos a los autos, por más que también fueron en

      su día facilitados al Dr. ——–, según éste indica en su informe pericial. Asimismo debe indicarse que al margen de la anterior documentación médica hay que tomar en consideración también un informe emitido por ——– en fecha 19/07/2016, en el que por el Dr. ——– se constata que en la fecha indicada el paciente presentaba “dolor paravertebral cervical con limitación álgica funcional”, refiriendo asimismo mareos.

      Refiriéndonos en primer lugar al periodo de estabilización lesional, debe indicarse que en el caso del Sr. ——– consta acreditado que, a tenor de la documentación médica aportada, el periodo asistencial se prolonga cerca de casi once meses tras el accidente de autos. A tenor de la documental médica analizada, se estima a todas luces insuficiente un periodo de estabilización lesional de 30 días (con 5 días de perjuicio moderado), tal y como defiende el Dr. ——–, estimándose más adecuado el criterio del Dr. ——–, que sostiene la procedencia de reconocer un periodo de estabilización lesional más extenso -de 130 días-, con arreglo a un criterio de prudencia valorativa, sin extenderse a todo el periodo asistencial que, como se dijo, se prolongó cerca de caso once meses. La justificación para ello, según aclaró durante su intervención en el acto de juicio es que ciertamente preexistía, con motivo de la edad del lesionado (73 años), una base artrósica siendo que además, con anterioridad (en 2013 y 2015) había sido ya visitado por el servicio de neurología de la Clínica ——–, motivos por los que, considera dicho perito, conviene estabilizar a los 130 días con ese agravamiento de las patologías que previamente sufría el lesionado, no siendo de esperar que la clínica quede resuelta o mejore más allá de dicho periodo.

      Partiendo de dicho periodo de estabilización lesional de 130 días, se considera adecuado valorar los 30 primeros días como de perjuicio moderado, tal y como sostiene el Dr. ——–, atendiendo a los argumentos dados por dicho perito que se comparten en su integridad por los motivos que a continuación pasan a exponerse.

      A tenor del informe médico de fecha 27/06/2016, al que aluden en su informe ambos peritos a pesar de que como se dijo no se halla unido a las actuaciones, resulta acreditado que al quinto día del accidente el lesionado sufre una sintomatología que lleva pareja un cuadro vertiginoso “extraordinariamente limitante” –en palabras del Dr. ———, siendo razonable pensar que dicha limitación se prolongará durante las siguientes semanas (30 días) según razonó dicho perito. Y es que ello viene efectivamente corroborado por el contenido del informe médico expedido por ——– en fecha 19 de julio de 2016, a tenor del cual en la fecha indicada el Dr. Martín Alcaine constata en el perjudicado la persistencia de “dolor paravertebral cervical con limitación álgica funcional”, haciéndose constar asimismo que el lesionado indica la existencia de mareos.

      En cuanto a las secuelas que deben reconocérsele al Sr. ——– la discrepancia de ambos peritos es abismal. Por un lado el Dr. ——– le reconoce 10 puntos de secuelas, según el siguiente desglose: 4 puntos por agravación/desestabilización de otros trastornos-enfermedad de Parkinson (código 01167), 3 puntos por algias postraumáticas con síndromes asociado (código 03005), 2 puntos por algias postraumáticas (código 03013) y 1 punto por parestesias acras en extremidades (código 01101); frente a ello el Dr. ——– le reconoce un único punto de secuela por algias residuales en grado bajo. Ambos peritos coinciden en señalar que a la exploración el paciente presentaba cervicalgia, contractura en ambos trapecios, disestesias en mano izquierda y lumbalgia como en el caso de la Sra. ——–, es obligado concluir que la edad del lesionado en absoluto le inmuniza frente a las lesiones por accidente de circulación, y si bien no debe obviarse que necesariamente el Sr. ——– presentaba cierta base artrósica anterior al accidente, no puede tampoco desconocerse el empeoramiento de esa situación a consecuencia del accidente de autos partiendo de los informes médicos que obran unidos a las presentes actuaciones a instancias de la parte demandante. En este sentido ya se adelanta que quien resuelve considera justificados los diez puntos de secuela que el Dr. ——– defiende que deben reconocérsele.

      En primer lugar, se considera razonable reconocer 4 puntos por la agravación-desestabilización de otros trastornos mentales (01167), porque a tenor del informe neurológico suscrito por el Dr. Lledó (documento nº 3 de la demanda) el Sr. ——– presenta tras el accidente de circulación sufrido un “Síndrome extrapiramidal leve y asimétrico” compatible con Enfermedad de Parkinson (Hoern y Yahr 1 – 1.5), haciéndose constar por el facultativo especialista en neurología que “el cuadro parece que se desencadenó/agravó tras el accidente de tráfico”. Al respecto, el Dr. ——– justificó en el acto de juicio que esa agravación no es imposible a raíz del accidente de autos sufrido por el Sr. ——–, mientras que el Dr. ——– negó esa posibilidad; en cualquier caso, lo cierto es que ninguno de ellos son especialistas en neurología, no contando el Dr. ——– con los conocimientos técnicos precisos para contradecir las conclusiones alcanzadas por el neurólogo asistencial que llevó a cabo la exploración y suscribió el informe en cuestión. Es por ello que existiendo una horquilla valorativa de 1 a 10 puntos, se considera procedente reconocer dicha secuela en su grado bajo, en los términos en que lo hace el Dr. Valle.

      Por las cervicalgias y lumbalgias, el Dr. ——– sostiene la procedencia de reconocerle un único punto de secuela por algias residuales, mientras que el Dr. ——– defiende asimismo la procedencia de reconocer, por un lado, 3 puntos de secuela por la concurrencia de “Algias postraumáticas cronificadas y permanentes y/o síndrome cervical asociado y/o agravación de artrosis previa” (1

      – 5 puntos) -código 03005-, justificando la puntuación asignada al constatar en la exploración realizada al paciente la persistencia de mareos, cefaleas y contractura en ambos trapecios con limitación de rotaciones, y, por otro lado, asigna el Dr. ——– adicionalmente otros 2 puntos de secuela por la existencia de “Algias postraumáticas sin compromiso radicular” (1 – 5 puntos)

      –código 03013- por la constatación de lumbalgia en el lesionado tras el accidente sufrido. Nótese que el Dr. ——– constata la existencia de cervicalgias (con contractura de ambos trapecios) y la lumbalgia, debiéndose destacar que en el mes de febrero de 2017, el Sr. ——– se sometió a una rizólisis a nivel lumbar al constatarse la existencia de Síndrome facetario “postraumático” con finalidad analgésica, según la documentación médica obrante en autos, lo cual da una idea de la intensidad de esas algias lumbares.

      Pues bien, se inclina quien resuelve por la valoración secuelar que efectúa el Dr. ——–, debiéndose destacar que en cualquier caso, la puntuación de ambas secuelas -algias a nivel cervical y lumbar-, no supera los cinco puntos de puntuación máxima que al respecto recoge el baremo ante este tipo de secuelas, de carácter meramente subjetivo, motivo por el que se considera dicha

      valoración ponderada y justificada a tenor de la clínica presentada por el perjudicado.

      Por último, defiende el Dr. ——– el reconocimiento de un punto de secuela por la presencia de “Parestesias de partes acras” (1 – 4 puntos) – código 01101-, secuela que debe también reconocérsele en la medida en que el propio Dr. ——– recoge en su informe la constatación de “disestesias en mano izquierda” en dicho paciente.

      Por lo expuesto, tomando en consideración las cuantías contenidas en el anexo de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, aplicables a partir del 1 de julio de 2016, atendiendo al momento en que se produce la estabilidad lesional de la Sra. ——–) resulta un quantum indemnizatorio por importe de DOCE MIL CIENTO VEINTIOCHO EUROS CON SETENTA Y CINCO CÉNTIMOS DE EURO (12.128,75 €), según los conceptos que a continuación se desglosan:

      1º) por los 30 días de perjuicio moderado, a razón de 52 euros, resulta un total de MIL QUINIENTOS SESENTA EUROS (1.560 €).

      2º) por los 100 días de perjuicio básico, a razón de 30 euros, TRES MIL EUROS (3.000 €).

      3º) en cuanto a los 10 puntos de secuelas que deben reconocérsele SIETE MIL QUINIENTOS SESENTA Y OCHO EUROS CON SETENTA Y CINCO

      CÉNTIMOS DE EURO (7.568,75 €), atendida la edad del lesionado (73 años).

      CUARTO.- Estimación parcial de la demanda y cantidad objeto de condena.

      Con arreglo a lo expuesto, ascendiendo el importe de la indemnización procedente a tenor del resultado de la prueba practicada a la suma de 16.826,53 euros y existiendo allanamiento parcial de la parte demandada respecto la suma de 3.330,55 euros, procede condenar a la entidad aseguradora demandada al abono a los codemandantes de la suma de TRECE MIL CUATROCIENTOS

      NOVENTA Y CINCO EUROS CON NOVENTA Y OCHO CÉNTIMOS DE EURO (13.495,98 €).

      QUINTO.- Intereses a devengar por la cantidad objeto de condena.

      En cuanto a los intereses a devengar por la cantidad objeto de condena, respecto a la entidad aseguradora el artículo 20 de la Ley 50/80 del Contrato de Seguro, en sus apartados 3º y 4º establece que se entenderá que el asegurador incurre en mora cuando no hubiere cumplido su prestación en el plazo de tres meses desde la producción del siniestro o no hubiere procedido al pago del importe mínimo de lo que pueda deber dentro de los cuarenta días a partir de la recepción de la declaración del siniestro, y que la indemnización por mora se impondrá de oficio por el órgano judicial y consistirá en el pago de un interés anual igual al del interés legal del dinero vigente en el momento en que se devengue, incrementado en el 50 por 100; estos intereses se considerarán producidos por días, sin necesidad de reclamación judicial.

      No obstante, transcurridos dos años desde la producción del siniestro, el interés anual no podrá ser inferior al 20 por 100. Asimismo el apartado 8º del mismo precepto hace constar que no habrá lugar a la indemnización por mora del asegurador cuando la falta de satisfacción de la indemnización o de pago del importe mínimo esté fundada en una causa justificada o que no le fuere imputable.

      Debe tenerse en cuenta que una consolidada doctrina jurisprudencial ha venido interpretando dicho artículo en el sentido de que el juicio de reprobabilidad que se debe realizar a la hora de imponer este interés-sanción no puede ser ajeno a la finalidad del precepto, que es el de agilizar el pago de las indemnizaciones evitando maniobras dilatorias y que el asegurador acuda a la vía judicial con el único fin de demorar el pago. Debiendo valorar por tanto la desidia o prontitud en el abono de las indemnizaciones.

      En el presente caso, del documento 7 de la demanda resulta acreditado que en fecha 18/10/2016 se formuló reclamación previa a ——– reclamando la suma 5.085,16 euros de indemnización para el Sr. ——– y 5.721,45 euros en el caso de la Sra. ——–, cumpliendo la entidad aseguradora con la obligación impuesta

      por el art. 7.2 de la LRCSCVM al realizar oferta motivada por importe de 1.010 euros para cada uno de los perjudicados, según reconoce la propia parte demandante, no siendo aceptada dicha oferta motivada por los perjudicados ni siquiera como pago a cuenta. Es por ello que quien resuelve no considera procedente la condena de la entidad aseguradora demandada al pago de los intereses de demora con arreglo al espíritu y finalidad del artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro, quedando amparado la falta de pago del total reclamado al discrepar las partes en relación al quantum indemnizatorio procedente (art. 20.8 LCS).

      En consecuencia, la cantidad objeto de condena devengará el interés legal desde la interpelación judicial, por aplicación de los art. 1.100 y 1.108 del CC, incrementándose el dos puntos el tipo de interés a aplicar a partir del dictado de la presente, por aplicación del art. 576 de la LEC, hasta el completo pago a la parte acreedora.

      SEXTO.- Costas.

      Estimada parcialmente la demanda, no procede condena en costas, por aplicación del art. 394 de la LEC.

      Vistos los preceptos legal citados y demás de general y pertinente aplicación

      FALLO

      QUE ESTIMANDO PARCIALMENTE LA DEMANDA interpuesta por la Procuradora de los Tribunales Sra. Flores Romeu, en nombre y representación de ——– ——– e ——– contra ——–, ——– a la

      entidad aseguradora demandada a satisfacer a los codemandantes la suma

      de la suma de TRECE MIL CUATROCIENTOS NOVENTA Y CINCO EUROS CON NOVENTA Y OCHO CÉNTIMOS DE EURO (13.495,98 €), más el interés

      legal devengado por la cantidad objeto de condena, de conformidad con lo expuesto en el Fundamento de Derecho Quinto, sin condena en costas.

      Notifíquese esta sentencia a las partes, advirtiéndoles de que contra la misma cabe RECURSO DE APELACIÓN a interponer en este mismo Juzgado dentro del plazo de veinte días contados desde el siguiente al de su notificación para su resolución por la Ilma. Audiencia Provincial de Barcelona, de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 455 y 457 y siguientes de la LEC. Siendo necesario para recurrir la constitución de DEPÓSITO, según la disposición adicional decimoquinta de la Ley Orgánica 1/2009 de 3 de noviembre, se hace saber a las partes que el recurrente deberá ingresar en la Cuenta de Depósitos y Consignaciones de este Juzgado, un depósito por importe de 50 euros sin el cual no se admitirá a trámite el recurso de apelación.

      Así por esta sentencia, juzgando definitivamente en primera instancia, la pronuncio, mando y firmo.

      PUBLICACIÓN: La presente sentencia ha sido dada, leída y publicada por la Ilma. Sra. Magistrada Jueza que la ha dictado, estando celebrando en audiencia pública en mi presencia, la Letrada de la Administración de Justicia de este Juzgado, doy fe.

      Los interesados quedan informados de que sus datos personales han sido incorporados al fichero de asuntos de esta Oficina Judicial, donde se conservarán con carácter de confidencial y únicamente para el cumplimiento de la labor que tiene encomendada, bajo la salvaguarda y responsabilidad de la misma, dónde serán tratados con la máxima diligencia.

      Quedan informados de que los datos contenidos en estos documentos son reservados o confidenciales, que el uso que pueda hacerse de los mismos debe quedar exclusivamente circunscrito al ámbito del proceso, que queda prohibida su transmisión o comunicación por cualquier medio o procedimiento y que deben ser tratados exclusivamente para los fines propios de la Administración de

      justicia, sin perjuicio de las responsabilidades civiles y penales que puedan derivarse de un uso ilegítimo de los mismos (Reglamento EU 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo y Ley Orgánica 3/2018, de 6 de diciembre, de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales).

      INFORMACIÓN PARA LOS USUARIOS DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA:

      En aplicación del Real Decreto-ley 16/2020 y de la Orden JUS/394/2020, dictados con motivo de la situación sobrevenida con motivo del COVID-19, durante el estado de alarma y hasta tres meses después de su finalización:

      – La atención al público en cualquier sede judicial o de la fiscalía se realizará por vía telefónica o a través del correo electrónico habilitado a tal efecto, arriba detallados, en todo caso cumpliendo lo dispuesto en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

      – Para aquellos casos en los que resulte imprescindible acudir a la sede judicial o de la fiscalía, será necesario obtener previamente la correspondiente cita.

      – Los usuarios que accedan al edificio judicial con cita previa, deberán disponer y usar mascarillas propias y utilizar el gel desinfectante en las manos.